01-06 feng shui david flores blog uristium energetica liderazgo mhaui neti zg hombre espiral excelencia EL GRAN CAMBIO

Uristium 03

 

Nací en 2199. Recuerdo el día en que los especialistas en ADN, con su típico atuendo de color blanco, se acercaron a mi madre y le dijeron que sería un poco negligente e irreflexiva; hoy pienso que quizás se referían a mi matrimonio.

Dijeron también que era poseedora una gran inteligencia emocional y social y eso condicionó mi vida y mis decisiones por mucho tiempo; me entristecía la idea de no ser libre y de que todo está predeterminado, hasta que tuve suficiente edad para ir al pasado.

Para mí nunca fue extraña la idea de viajar en el tiempo. Como todos los de mi generación aprendimos visitando e interactuando con otras épocas. No podíamos imaginar nuestros mundos sin esa herramienta, pero no siempre fue así.

En 2153 se publicaron varios trabajos de investigación sobre ADN y todo cambió. También para mí; ese fue el momento que elegí para hacer mi primer salto y durante 17 años, período del Gran Cambio, discutimos todas las ideas posibles sobre el pasado, el futuro y las alternativas del presente.

Resultaba que vivir hasta los 182 años nos había permitido mejorar nuestros resultados en la colonización de Marte y de Venus, pero para durar tanto habíamos activado una información guardada en el ADN que tiene que ver con la conexión con el tiempo.

Fue entonces cuando demostré que la interacción entre los humanos nativos de un momento temporal específico con sus homólogos de otras épocas era primordial para la construcción de las secuencias temporales colectivas.

Haciendo incursiones al pasado y al futuro para observar los patrones lineales del tiempo colectivo pude entender que, si bien existían bucles causales de hechos que se generan unos a otros en un ciclo infinito, en realidad lo común era que esa interacción fuera abierta y no causal y que era necesario que los viajeros en el tiempo fueran conscientes de que la única manera de cambiar el desarrollo de una línea temporal era o crear y asociar nuevas secuencias, o eliminar algunas de la que existían.

A partir de allí decidimos potenciar la conexión humana con el tiempo, ampliando su visión como grupo, como colectivo, con respecto al proyecto que nos implica a todos en este sistema.

Recuerdo que al finalizar la presentación del trabajo sobre el comportamiento colectivo humano y su estrecha relación con el tiempo, que fue utilizado como apoyo en las colonias que la Tierra ya existían en Marte, Venus y la futura de Mercurio, me fui a Londres. Fue cuando encontré a Xello en el mercado. Todo cambió.


El Gran Cambio

David Flores

 

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedin  youtubeinstagram

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web