Nueva dirección

Una transformación es un período de tiempo que nos tomamos, en solitario o colectivamente, para poder adaptarnos a un cambio previo. Tiene que ser asumida con conciencia, es larga y lleva trabajo.

Este año 2020 está especialmente marcado por esa palabra porque contamos con tres etapas de transformación que se acumularán, como capas, una sobre la otra. La primera de ellas comenzó el pasado 08/04 y durará hasta el próximo 22/06, y en la que la observación debe ser la tónica para poder seguir al cambio que hemos vivido.

Observar para qué

Observamos para aumentar nuestra autoconciencia sobre lo que impulsa el cambio y poder convertir ese esfuerzo, luego, en un crecimiento positivo en los ámbitos de nuestras vidas que sean necesarios o que simplemente sean interesantes para cada uno.

Sabemos que todas las circunstancias externas tenderán a obligarnos a tener que autoorganizarnos, es decir, a generar soluciones propias para alcanzar los objetivos que tengamos, aunque podremos encontrar esas soluciones a partir de ideas compartidas en grupo, en el que no importa el número de personas que lo forman pero sí su orientación, porque en esta nueva etapa será muy productivo juntarnos, formando una red fluida de relaciones que aumenten, por sinergia, la influencia y el poder transformador de las ideas surgidas alrededor de un mismo objetivo.

Observar qué

Hay cinco puntos de trabajo autoconsciente que pueden guiar nuestra observación individual hacia la obtención de la información que necesitamos para retomar nuestro camino actualizado:

  • Cambio. Observa las cosas que conoces mejor –de antes– y haz una lista de las cosas que han cambiado. No importa que sean cosas propias o de otros, cercanas o lejanas.  
  • Como hacer. Investiga en Internet cómo se han sucedido esos cambios, quién está relacionado, qué se dice y haz una lista de las ideas positivas y negativas que encuentres sobre esos cambios.
  • Crear riqueza. Guarda lo que realmente te parece positivo y piensa, libremente y sin restricciones, cómo cambiarías las negativas para que pudieran servir mejor a la gente o a ti mismo. No juzgues.
  • Respeto. Aplícate esas ideas, mentalmente, y pregúntate ¿Qué pensarías si otra persona te aplica esas ideas a ti? ¿sentirías algún tipo de incomodidad, vergüenza, molestia o invasión de tu intimidad?
  • Inspiración. Esas ideas positivas, pasadas por el filtro del respeto, cambiarán en algo nuevo que ya puede ser aplicable en la vida real. Encuentra la manera de irlas poniendo en práctica.

Todo este trabajo puede ser enormemente productivo si lo hacemos dentro de un grupo de amigos con los que compartamos un objetivo en común como mejorar su negocio, sus relaciones o cualquier otro punto en el que estemos todos de acuerdo.

No se trata de tomar decisiones juntos, nada de eso. Se trata de poner en común observaciones individuales, convertidas en ideas compartidas entre todos, punto a punto. Luego cada uno aplica sus propias soluciones, que los demás pueden conocer o no.


Nueva dirección

David Flores

Facebooktwitterlinkedinyoutubeinstagram

One thought on “Nueva dirección

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web