Las tres virtudes

El tiempo, que pone a cada reina en su trono, a cada payaso en su circo y a cada fantasma en su castillo, actúa siempre a través de la acción irremediable de las fuerzas del cambio y las energías de la trasformación.

Igual podríamos caer en la trampa de creer que esos dos mecanismos de la vida son lo mismo, pero no lo son. Demasiadas guerras hemos vivido todos ya como para saber que las cosas pueden cambiar y no hacerlo uno.

Así que, no, cambio no es transformación porque ésta tiene que ser asumida con conciencia, es larga y lleva trabajo, y un cambio, por definición, es rápido, irreversible y nunca se ve venir.

Un cambio se ha dado este año y en ello no hay sorpresa, pero la transformación que nos queda por delante es otra cosa. Esta vez es más un proceso, en tres etapas, cada una con sus virtudes que se acumularán como capas una sobre la otra y lo harán, todas, dentro de este año 2020:

  • Primera capa de transformación comenzó el pasado 08 de abril de 2020
  • Segunda capa de transformación comenzará el próximo 23 de junio de 2020
  • Tercera capa de transformación tendrá su arranque el 14 de noviembre de 2020

Cada una de ellas modificará de forma acumulativa la manera en que, como colectivo, creamos cosas que podemos utilizar todos. El resultado final será la concreción de una nueva dirección, un nuevo sentido, una nueva ilusión que perseguir o un nuevo ideal que nos impulse como individuos, pero también como grupo.

Como individuos aumentará nuestra necesidad de auto-organizarnos y de entender que lo que funciona a partir de ahora son ideas compartidas por un grupo más o menos grande de personas que se conforman como una red fluida dentro de la que podemos relacionarnos por más o menos tiempo y logar más influencia y poder en la transformación común, asumida por todos.

Esas redes fluidas no son diferentes, en forma, a las comunidades que se crean dentro de las redes sociales y se parecen mucho a lo que Seth Godin llama “tribus”, es decir son solo un grupo de personas, no importa cuantas, conectadas unas a otras por una idea que es promovida conscientemente por alguien.

Nos guste o no, el cambio llega y permanece y el trabajo de transformación es el que nos queda como consecuencia de ello y es el que marcará nuestra situación personal futura dentro de la sociedad en la que vivimos. El colectivo es un mundo aparte, que existe y tiene su pulso. Tendremos que aprender a vivir con él.


Las tres virtudes

David Flores

Facebooktwitterlinkedinyoutubeinstagram

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web