A más social, más intuitivo.

 

Lo que sabemos hoy de la intuición es que nuestro inconsciente opera a través de dos sistemas de evaluación, basados en la experiencia que tenemos sobre un tema, lo que explica por qué tenemos una intuición más cruda al principio y luego más útil y madura al final.

Y los resultados no dependen de la propia intuición sino de lo que hayamos vivido y, por tanto, memorizado a cerca de lo que queremos “intuir”.

034 INTUICION IIIEl proceso es sencillo: codificas todos los datos que necesitas –estudias, lees, visitas y haces–, luego dejas de hacerlo por un tiempo para luego volver conscientemente a la información primera, que habrá cambiado. Seguido tendrás, ya, una solución o una nueva perspectiva.

Hoy podemos decir que la mente tiene la capacidad de codificar la información, de recuperarla y de recordarla. Entre medio la mente analiza lo que pasa y lo hace igual tanto si le das vueltas al asunto en tu cabeza como si lo dejas por un rato y luego vuelves a ello, pero con una diferencia: cuando dejas a tu inconsciente actuar sobre el asunto por un tiempo, tu capacidad de recordarlo y tenerlo resuelto se duplica.

Y hay más aún: mientras más complejo es el problema, mejor, es decir, utilizar al inconsciente para escoger un cepillo de dientes es realmente una apuesta muy mala, porque ese es un problema muy sencillo.

Para completar este información debes saber que hay tres cosas que tomar en cuenta, para usar a tu intuición:

  1. Tu intuición está relacionada con la familiaridad y el dominio que tienes de de las cosas involucradas en el tema que quieres intuir, más claramente, se basa en tu experiencia inconsciente.
  2. Tienes que saber que ese “aprendizaje inconsciente” está relacionado con tu comportamiento social. En otras palabras, en cómo “aprendes por experiencia” tus patrones de relación con los demás. Si aprendiste socialmente a comportarte de forma tranquila, tus intuiciones tenderán a hacer el mismo proceso de creación de “soluciones tranquilas” que has aprendido. Esto sucede así porque son las mismas regiones del cerebro las que están involucradas en ambos procesos.
  3. Como guinda, al recurrir a la memoria para procesar lo que ha guardado, tu cerebro crea algunos datos nuevos, enriqueciendo las “unidades de memoria” implícitas, lo que hace que tengas un recuero aún más vivido, presente y profundo del tema a tratar. De ahí viene la “certeza” que experimentas cuando tienes una buena intuición.

Con una intuición casi nunca podrás dar una explicación adecuada de cómo obtuviste tus respuestas y, sin entrenarte, puede que ni puedas ser consciente de qué parte del problema resuelve la idea que has tenido. El truco está en que tu interés consciente por obtener la solución sí que cuenta y hará que tu inconsciente se involucre más, y mucho más rápidamente.

 


 

Más social, más intuitivo

David Flores

 

Puedes leer los otros dos artículos sobre intuición:

 

Facebooktwitterlinkedinyoutubeinstagram

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web