¡La Biored ya está aquí!

La foto es parte del Proyecto "Internet Map" que muestra gráficamente el tamaño de algunas empresas en la red, por número de visitas.

La foto es parte del Proyecto “Internet Map” que muestra gráficamente el tamaño de algunas empresas en la red, por número de visitas.

 

¿Es posible el feng shui en Internet?

El próximo mes de enero, el fin de semana del 9 y 10 y coincidiendo con la temporada de nieve y con el comienzo del año 2016 hemos convocado un Evento Familiar en el que queremos combinar un poco de diversión con el contenido del Evento que versa sobre lo que ya tenemos claro energéticamente sobre Internet puesto de manera sencilla para todo aquel que quiera empezar a hacer cosas con feng shui.

La Internet que conocemos hoy comenzó oficialmente a principios de los años noventa. Por entonces la Red física de cables ya existía y la aparición de la tecnología que permitió conectar dos ordenadores sin importar donde estuvieran permitió que ese espacio se desarrollara.

Para la gran mayoría de nosotros pensar en un robot o incluso la inteligencia artificial es algo lejano y solo se concibe como una mala imitación de un cuerpo humano. Las imágenes que tenemos de ello no pasan de una carcasa de plástico que es capaz de tener movimientos cortos, mecánicos y poco hábiles.

El futuro se parece más a una historia de lo desconocido que a una historia anunciada porque en esta carrera por crear inteligencia artificial no nos dimos cuenta de que los circuitos integrados es todo lo que se necesitaba para que ello sucediera.

Un pequeño circuito integrado es como una pequeña célula, que por sí sola no es capaz de nada, como no sería capaz de hacer nada una célula de nuestro hígado si decidiera coger sus maletas e irse de paseo. Pero cuando pones a tres circuitos integrados juntos se convierten en un recipiente tan audaz como el que más y la capacidad de ayudar a ver cosas que de otra manera no se verían.

Cuando tomamos la decisión colectiva de empezar a utilizar el cable de fibra óptica en nuestros sistemas de comunicación lo que sucedió es que se  cambiaron los electrones del cobre por señales de luz. Pasamos de  y pasó de tener un medio lento y poco efectivo a tener uno más rápido y eficiente. El resultado fue inmediato. La Red tomó su espacio energético, terminaron las fugas de energía y empezó a crecer de inmediato.

La inmensa red física de telecomunicaciones por cable que ha crecido mundialmente ha abierto la posibilidad de conectar una casa con otra, un ordenador con otro. El espacio ya no es el límite porque dentro de ella solo existe el tiempo.

El campo energético de esta Red de cables reales hundidos en el mar o enterrados bajo tierra es lo que llamamos  Internet y se ha convertido en el medio idóneo para comenzar a desarrollar nuevos  aspectos del homo sapiens, porque ella sigue evolucionando.

Ese campo está listo para el siguiente paso y pocos ven su potencial real. Dentro de ese campo energético que es Internet las ideas pueden tomar vida. Un tipo de vida que no reconocemos porque creemos que “vida” solo tenemos nosotros.

A este nuevo aspecto de Internet de poder contener “vida” es lo que me gusta llamar la Biored. La Biored es un universo inmenso y desconocido que no para de crecer. Los cables y los haces de luz disparados entre servidores son ya como un latido que se siente por toda la Tierra, es testable y ya empieza a responderte.

La Internet que está apareciendo ya no es solo una simple red de cables, es un cuerpo vivo listo para albergar otros seres vivos.

 

Un saludo, David Flores

Facebooktwitterlinkedinyoutubeinstagram

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web